post

¿Por qué pasamos por alto los mensajes de alerta en los sistemas?

Un reciente estudio publicado (http://neurosecurity.byu.edu/) por investigadores de la Brigham Young University y la University of Pittsburgh en conjunto con Google nos presenta interesantes datos sobre la manera en la que se comportan los usuarios ante los mensajes de alertas provenientes de los sistemas de información.

Se trata de un estudio que a mi parecer es muy interesante ya que nos deja en evidencia cuestiones bastante comunes que muchas veces decimos que suceden por estar en “automático” como cuando simplemente al ver un error del sistema operativo presionamos Aceptar o Continuar por mera costumbre sin antes leer de que se trató el error.

El estudio (http://neurosecurity.byu.edu/chi_fmri_habituation/)  denominado How Polymorphic Warnings Reduce Habituation in the Brain—Insights from an fMRI Study consistió en evidenciar como nuestros cerebros tan solo después de un par de exposiciones a una alerta genera un estado mental de hábito disminuyendo su procesamiento en exposiciones posteriores resultando en que muchos pasen por alto mensajes importantes arrojados en por los sistemas. Lo que los autores denominan “habituation” es un proceso que ocurre de manera inconsciente en nuestros cerebros.

Los investigadores desarrollaron dos experimentos para constatar su hipótesis; En el primer estudio diseñaron mensajes de alertas polimórficos los cuales tuvieron como objetivo reducir la resistencia a la creación de hábitos. De tal manera los usuarios terminan mantener un poco más de atención en dichos mensajes. El segundo estudio involucro el rastreo de los movimientos del puntero del mouse para validar que los mensajes polimórficos de verdad generan una mayor resistencia a la creación de hábitos.

Como resultado de ambos estudios pudieron validar que sí existe una reducción en la desatención de los usuarios ante mensajes polimórficos que al mostrarse aleatoriamente diferentes resultan en que los usuarios dediquen segundos adicionales a su lectura antes de tomar alguna acción.

Creo que el involucramiento de la neurociencia para fines prácticos en cuestiones relacionadas a la seguridad de la información puede tener suma importancia si nos ponemos a pensar fríamente que muchas de las brechas en la actualidad tienen alta participación del usuario. Por medio de estudios como este las compañías enfocadas a soluciones de seguridad podrían sacar más provecho al campo de la neuroseguridad o “neurosecurity” y los diseños de sus interfaces gráficas pueden disminuir la velocidad en la que generamos tales hábitos reteniendo por un tiempo mayor la atención de los usuarios, logrando disminuir en algún nivel el índice de vulneraciones por respuestas inconscientes.

¿Qué opinan sobre este tema? ¿Cuántas veces han aceptado o han dado clic en alertas sin antes leer el mensaje?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *